Laura Núñez. Psicóloga especialista en adultos en el centro de Sevilla. 60997 76 15   

 

 La importancia de la salud mental.

Los psicólogos sabemos que la salud mental es el sostén de todo lo demás. Es como el motor del coche, si falla éste, falla todo. Esto quiere decir que si yo estoy mal psicologicamente, seguramente todo o casi todo me irá mal: Me irán mal las relaciones, la pareja, la familia , el trabajo, la economía...incluso la salud física.

Podríamos decir que una persona con problemas psicológicos, es como una casa cuya estructura (cimientos, pilares...) está mal hecha. La casa tendrá problemas de todo tipo y flaqueará por muchas partes, le saldrán grietas, goteras, habrá derrumbes...

Igualmente, las personas que se sienten bien psicologicamente suele abordar la vida de manera que las cosas en general le salen bien, aunque eso no quiere decir que estén a salvo de los problemas, ya que los problemas son ley de vida, sino que los solucionan con mucha más facilidad.

Todavía, en algunos lugares y para algunas personas, ir al psicólogo es para locos. No obstante, nosotros los psicólogos, desde nuestra escuela, pensamos que el que va al psicólogo es precisamente el menos loco, ya que sabe y reconoce que tiene un problema, y quiere solucionarlo.

También existen aquellos que andan por la vida con grandes problemas psicológicos (psicópatas, adictos, perversos... ) y no solo no tienen conciencia de enfermedad, sino que además piensan que los demás son los malos, locos, equivocados... Eso es lo más grave.

Hay muchas personas que piensan que las psicoterapias son caras. las psicoterapias llamadas profundas, que pretenden realmente ir a los conflictos de base, y solucionarlos, suelen durar un tiempo, ya que la mayoría de los problemas que nos agobian se formaron hace muchos años, y por ello, también tardarán en resolverse. Por tanto, el tratamiento también costará dinero, pero a la vez, este dinero invertido ayudará a que la persona se esfuerce más en curarse.

Es una opción personal decidir si preferimos invertir el dinero en nuestra salud mental, es decir, en sentirnos bien y contentos en todos los ámbitos de nuestra vida: el trabajo, el amor, la amistad, el estado de ánimo, nuestra autoestima...

Para nosotros el concepto de salud mental se podría equiparar de algún modo a la salud física. Si para mantenernos sanos físicamente es adecuado hacer todos los día ejercicio, alimentarnos bien, hacernos revisiones en el médico...para tener una adecuada salud mental, también es necesario conocernos, cuidarnos...                         En ocasiones, necesitaremos buscar a un profesional que nos ayude a poner las cosas en su lugar y a ver esos conflictos que no somos capaces de aclarar por nosotros mismos, ya que son inconscientes.

El concepto de inconsciente es importantísimo en psicología profunda, ya que nos viene a decir que muchas de nuestras emociones y por tanto la manera como nos relacionamos y vivimos según sentimos, son desconocidas para nosotros.

Muchos de nuestros actos son repeticiones de sentimientos y relaciones provenientes de la más tierna infancia que quedaron fijados en lo más interno de nosotros, y de los cuales no tenemos conciencia, es decir, no tenemos idea de por que actuamos así.

Preguntas a las que no encontramos solución , del tipo como : ¿Por qué siempre conozco al mismo tipo de hombre?, ¿por qué siempre tengo problemas con mi jefe?, ¿por qué me dan ataques de ansiedad?, ¿por qué desconfío de todo el mundo? ¿Por qué me duele tanto la cabeza?.... tendrían su explicación en lo vivido en nuestra infancia en nuestras relaciones con las personas más cercanas. Estas experiencias vividas perduran en nuestro interior de manera desconocida para nosotros, y nos hacen funcionar con miedos, agresividades, paranoias...sin saber por qué.

Un ejemplo de ello podría ser que el miedo y la sumisión excesivas a las autoridades podría provenir del miedo a un padre vivido como autoritario, al cual después reviviríamos en cualquier autoridad. Por contra, personas a las que no se les ha puesto suficientes límites durante la infancia, suelen tener graves problemas con las normas, la ley y las autoridades, porque sus padres no se las han inculcado.

En ambos ejemplos, las personas no tienen ni idea de donde proviene su forma de actuar, y si llegaran a entender por qué actúan así, seguramente podrían dejar de hacerlo, siempre con la ayuda de un profesional capaz de analizar lo que está ocurriendo desde fuera, y hacérselo ver.

A través de la psicoterapia enseñamos al paciente a reconocer de donde vienen sus problemas, y miedos, es decir, a conocer cosas de su persona que no consigue ver por si misma y que le afectan negativamente en su vida cotidiana. Por otro lado el paciente va a ir experimentando sus vínculos personales de una manera distinta y menos rígida.

Es a través de este conocimiento como el paciente va a ir resolviendo sus contradicciones y va a ir usando los recursos que tenía escondidos o estancados para avanzar y sentirse mejor en los distintos aspectos de la vida cotidiana.

Laura Núñez. Psicóloga. 

-----------------------------------------------------------------------------------

¿MUNDO IDEAL O MUNDO REAL? 

Desde pequeños vivimos invadidos y bombardeados por los ideales de lo que se debe ser y de cómo se debe ser:

Debemos ser niños buenos y obedientes, niños listos, niños amables….

El mundo que nos rodea, el barrio, el pueblo, la tele, la ciudad…nos dicen cómo debemos ser: debemos ser delgados, debemos ser personas con carrera, las mujeres debemos ser guapas y elegantes…los hombres deben tener dinero, tener un buen trabajo…

Los hombres deben ser hombres y las mujeres buenas madres y trabajadoras y casarse y tener familia y…

Estos ideales extremos nos van aprisionando desde que somos niños por varias razones. Primero,  no permiten que nuestra personalidad se vaya desarrollando naturalmente porque estamos encorsetados dentro de los límites de lo que es ideal…

Además vivimos eternamente exigidos y auto exigidos a llegar donde quizás jamás podemos ni queremos llegar…Ser delgados, tener un buen pecho, ser buenos hijos, buenos estudiantes….buena pareja, familia ideal….

Es una vida de continuas comparaciones con los otros y por tanto, de fracasos, forzándonos a ser distintos a lo que somos y a lo que deseamos.

Cuando la realidad es, que unos somos altos y otros no; unos con más ganas de estudiar, otros más trabajadores; hay mil estilos de ser madre y padre;  hay mil maneras de ser hombres y mujeres; hay mil maneras de ver la sexualidad y de relacionarnos;  hay mil tipos de parejas;  la realidad es que muchas familias no funcionan ni se llevan bien y siguen estando juntas por mantener un ideal absurdo e incluso inexistente.

Los ideales se viven como principios que sostienen nuestra seguridad y que nos guían en la vida, pero cuando son tan extremos e inalcanzables, consiguen aplastarnos y nos hacen vivir amargados y descontentos con nosotros mismos.

Porque quizás el miedo no está en no cumplir con el ideal, sino en creer que los demás no nos van a querer y aceptar si no entramos por el aro de aquello que se nos exige o nos auto exigimos…

 Quizás sería una buena idea replantearnos cuales son nuestros ideales y si de verdad merecen la pena y nos ayudan, o ver si existen otras alternativas o maneras de poder ver la vida, aunque no coincidamos en ello con nuestra familia, vecinos, amigos…

             

 ----------------------------------------------------------------------------

 ASPECTOS CONSCIENTES E INCONSCIENTES EN LA ELECCIÓN DE PAREJA:

 Nuestra elección de pareja no es casual. Para elegirla utilizamos mecanismos conscientes e inconscientes.

los mecanismos más conscientes serían elegir a quien nos agrada por las cualidades que para nosotros son atractivas (afinidad en algún hobby, belleza, actitudes…) y como algo consciente decimos; “me gusta porque es guapo/a, me gusta porque comparte mis mismas aficiones…”

Los mecanismos inconscientes a la hora de elegir a nuestro compañero/a tienen mucho poder.  Pensamos y sentimos “Me gusta él/ella  porque es simpático/a, porque es generoso, porque es educado/a, porque es detallista, porque me cuida…” Incluso todos hemos llegado a escuchar; “pues no sé porque me gusta pero me vuelve loco/a”, tenemos mucha química...Parece que nos conocemos de siempre...Me engancha afectivamente...

 ¿Por qué decimos mecanismos inconscientes? : porque esa atracción viene dada por carencias, deseos, necesidades u otras características escondidas que conforman nuestra personalidad.

¿Que es el inconsciente?: Aspectos de nuestra personalidad de los cuales no nos damos cuenta, que los demás sí pueden notar y que determinan tremendamente nuestras actuaciones, fantasías, elecciones, relaciones...

Ejemplos:
Decir algo distinto a lo que se quería decir, un nombre distinto..

Olvidar cosas en casa de otros,

-Reñir a tus hijos como te reñían a ti sin darte cuenta, 

 -Comportarnos como nuestra madre, padre...sin darnos cuenta.

-Ser asustadizo, ser poco sociable...

-Tener miedos inexplicables (síntoma).....

LAS RELACIONES FUNDAMENTALES DEL SER HUMANO DESDE SU NACIMIENTO, DETERMINAN SU ELECCIÓN DE PAREJA.

-El ser humano se va a vincular con la vida y con los demás, según el tipo de relación de apego que haya tenido con las personas más cercanas desde el nacimiento.

Esto quiere decir que buscará pareja en función de las relaciones que haya vivido desde su nacimiento.

-La experiencia clínica demuestra una y otra vez que los vínculos afectivos que vivimos desde niños y hemos interiorizado, los repetimos constantemente en el presente, de una manera inconsciente.

-Las relaciones más antiguas son las más estructurantes ya que el niño es todo inconsciente, no sabe pensar, no puede defenderse. Son los cimientos de nuestra personalidad.

Es erróneo el concepto de que el niño cuanto más chico, menos se entera, ya que él lo siente todo, aunque no sabe expresarlo ni darle salida.

-Inconscientemente tendemos a buscar y a vincularnos con quien se nos hace familiar por ser lo que hemos conocido desde siempre y por el intento inconsciente de arreglar lo que en su momento no cubrió nuestras necesidades o de asimilar situaciones no digeridas.

-Las características de estas relaciones desde el nacimiento determinarán por que nos atrae alguien y el tipo de persona que nos atrae.

 Ejemplo: Si mi padre ha sido autoritario quizás busque y repita relaciones con hombres autoritarios, o todo lo contrario (Nada autoritarios por rechazo a ese padre, pero girando alrededor del mismo conflicto), o quizás sea yo misma autoritaria con los demás, por identificación, o bien me convierta en una hippy anarquista. El problema es que todo gira alrededor del conflicto y no puedo elegir, ya que no soy libre. Inconscientemente estoy "enganchada".

Ejemplo: Una persona que haya vivido a una madre inestable emocionalmente desde su nacimiento (Personas depresivas, adictas, determinadas enfermedades) tenderá a relacionarse con personas así, por ser familiares y por si de alguna manera estas pueden cambiar.  (Lo que en un momento no nos pudieron dar, se lo exigimos a alguna persona presente. El problema es que esta persona presente sea tan inestable como la de nuestra infancia, o bien, la veamos así.).

Dioni Cobano y Laura Núñez. Psicólogas.

----------------------------------------------------------------------------------------

 la crisis y nosotros.

Estamos inmersos en la crisis. Después de tanto escucharlo y verlo a nuestro alrededor, la desazón se extiende por todas partes, y aun estando algunos a flote, nos vamos creyendo por inercia que todos vamos a la ruína.

Pero en psicología siempre decimos que crisis es igual a oportunidad.

Oportunidad de cambiar de trabajo y despegarnos de ése del cual puede que nos hayan echado y a lo mejor no nos gustaba tanto.

Oportunidad en formarse y conocer nuevos mercados, nuevas experiencias y nuevas personas.

Oportunidad para empezar a ser autónomo y crear algún tipo de empresa, y así no tener que depender  de que alguien nos de trabajo o no, ya que nosotros mismos nos lo podemos suministrar.

Estamos en el momento de pensar, inventar (Como dicen los cubanos y ellos si que lo tienen crudo), y actuar. Cierto es que tenemos que darles muchas vueltas a la cabeza, investigar mucho, pedir ideas a la gente, movernos...para poder conseguir algo que nos satisfaga.

Pero lo que es seguro que el que si nos dedicamos a deprimirnos y hundirnos (y sentirnos frágiles y víctimas como un niño pequeño), no conseguimos nada, ya que solo nosotros podemos llevar las riendas de nuestra vida.

Todo esto no quiere decir que el problema exterior no exista, porque realmente ahora todo está más difícil, han cerrado muchas empresas y hay mucho paro... pero es esta situación la que precisamente nos tiene que empujar a crecer, a dar más de nosotros mismo, a llegar a soluciones que nunca se nos hubieran ocurrido y seguir adelante luchando por nosotros y por nuestras familias.

Después de la tormenta podremos llegar a ser más persona, más fuertes, más capaces... y más autónomos.

Laura Núñez. Psicóloga.

------------------------------------------------------------------------------

 Salir de la desesperación.

Corren tiempos difíciles. Hay muchas personas en paro que no saben ya como buscarse la vida para ellos y su familia. Hay parejas que se rompen porque no saben como conciliar sus agobios y su relación. Jóvenes que no tienen dinero ni recursos para estudiar...

Pero ante estas situaciones desesperadas, las personas reaccionan de muy distintas maneras. Unas patalean, otras se deprimen,  otras buscan alternativas...

¿A que se debe ésto?

Desde nuestra orientación de la psicología profunda, nos remitimos siempre a la infancia para encontrar las explicaciones a nuestros comportamientos.

Cuanto más pequeño es el niño, menos recursos posee para poder satisfacer sus necesidades y deseos, más impotente es ante la vida, y más dependiente de sus cuidadores, por tanto reacciona únicamente como puede: Gritando, pataleando, destruyendo, llorando...

En otras ocasiones algunos bebes  están tan desesperados porque no son bien atendidos y queridos,  que pueden dejar de comer e incluso enfermar y dejarse morir.

Los adultos reaccionamos muchas veces ante las situaciones complicadas y desesperadas como niños, sintiendo los miedos, angustias e impotencias de entonces, ya que ante las complicaciones hay una tendencia en todo el mundo a ir hacia atrás y empequeñecerse.

Que unos reaccionemos de manera positiva y como adultos y otros de manera negativa, va a depender de como de niños hayamos ido resolviendo nuestros conflictos en las distintas edades, con la ayuda de nuestros adultos,  y como hayamos sido atendidos y enseñados a solucionar problemas y a pensar.

Como ejemplos podríamos decir que una persona que resuelve su desesperación siendo agresivo,  echándole la culpa a los demás de sus problemas... estaría comportándose como un niño muy pequeño y desamparado, que en su momento no fue consolado ni contenido por alguien que lo sacara de su sufrimiento, no fue limitado en sus enfados,  ni más adelante enseñado a solucionar sus problemas. Se trataría de una persona enormemente dependiente que no fue enseñada a pensar por si misma, porque sus padres o criadores tampoco sabían hacerlo.

Las personas auto destructivas, adictas... serían también personas muy dependientes y con comportamientos muy infantiles, que están siempre buscando la solución fuera, en la droga, en una relación, en la comida...como un niño pequeño que se consuela con su chupe o su biberón.

Hay personas que desde pequeñas sí fueron contenidas, se les limitó en las rabietas, se les enseñó a aguantar las frustraciones y a buscar soluciones...y estas personas seguramente reaccionarán mejor a las situaciones extremas, pudiendo mantener una actitud más adulta.

Resumiendo, es muy importante conocer nuestras relaciones y a nosotros mismos desde nuestra infancia, si queremos saber por que reaccionamos como lo hacemos, y lo que es más, si queremos cambiar nuestros comportamiento y enfrentarnos de manera adulta y sana a los problemas de la vida.

Laura Núñez. Psicóloga.

------------------------------------------------------------------------------

 La autoestima y el arte de ser un@ mism@.

¿Que significa ser uno mism@? Muchas veces deseamos ser nosotros mismos pero sentimos que hay algo que nos lo impide. Me gustaría bailar pero no me atrevo, me gustaría hablar sobre ese tema pero me siento cohibido, me gustaría trabajar en otra cosas, me gustaría dejar mi matrimonio, marcharme de casa de mis padres...

...Las cosas no son fáciles...Ese uno mismo que desea salir y mostrarse se siente asustado, porque de alguna manera ha recibido mensajes desde siempre de : Ésto no se debe hacer y ésto sí, ésto está mal, ésto no es de hombres o mujeres, no hables de eso, no expreses lo que sientes, eres egoísta, eres malo, no podrás...

No es necesario que esos mensajes los diga expresamente ningún padre ó madre, sino que basta con que estas personas allegadas a nosotros hayan tenido una actitud sumisa, asustadiza, cobarde...ante la vida, para que ese niño que fuimos se forme con las mismas actitudes. A esto lo llamamos en psicología, identificarnos con las actitudes de nuestras personas cercanas, para de ese modo formar nuestra autoestima .

El problema es que quizás actualmente ya nadie nos está diciendo nada, pero nosotros mismos llevamos esas críticas y actitudes dentro de nuestra cabeza, y nos saboteamos la vida, haciendo que el concepto de nosotros mismos descienda.

También es muy importante para ser uno mismo la forma como nos hemos sentimos queridos desde pequeños. Si sentimos que nos han querido de una manera sana, potenciando nuestras cualidades, aceptando nuestros defectos y limitando nuestros impulsos, podremos querernos a nosotros mismo del mismo modo y expresarnos sin miedo. Si no nos hemos sentido queridos  y de alguna manera nos hemos visto en la obligación de someternos a imagen y semejanza a lo que nuestros mayores exigían, seremos personas divididas y confusas ante la vida, de autoestima baja.

Después, ya de adultos, muchas personas andan por la vida sintiéndose como cuando eran niños: encasillados, asustados, temiendo meter la pata ó ser malos o ser egoístas o... El problema es que además de ser infelices por no poder expresarse naturalmente, (lo cual significa no poder amar, trabajar ni divertirse naturalmente,) se rodean de personas que se acostumbran a esa supuesta manera de ser plana y adaptativa y si intentan cambiar, los otros se extrañan y enfadan, porque no quieren a alguien distinto al que conocieron.

Es difícil liberarse, pero no imposible. El trabajo comienza por uno mismo, empezando a pensar como son y eran esas personas que nos rodeaban, que prejuicios, miedos y actitudes pudimos absorber de ellos, que tipo de críticas y rechazos nos auto aplicamos...para así llegar a comportarnos como somos y convertirnos en personas más independientes y libres. Cuando no lo podemos conseguir por nosotros mismos, es importante contar con la ayuda de un buen profesional.

Laura Núñez. Psicóloga.

Contacto y aviso legal.